Los hermanos son la mejor escuela de empatía

Quien tiene un hermano, tiene un tesoro. Un reciente estudio demuestra el importantísimo papel que juegan los hermanos en el desarrollo del niño, concretamente, en el desarrollo de la empatía. Esto es, la participación afectiva de una persona en una realidad ajena a ella, generalmente en lo que a los sentimientos se refiere. Cuando los niños tienen hermanos mayores amables y cariñosos, tienden a ser más empáticos que los niños cuyos hermanos no lo son. Esta es la conclusión a la que ha llegado  un estudio realizado por diversas universidades canadienses y la Universidad de Tel Aviv (Israel)  que fue publicado en la revista Child Development.

El vital papel de los padres en el desarrollo emocional del niño es de sobra conocido. Sin embargo, esta investigación hace hincapié en la importancia de cada uno de los miembros de la familia en el desarrollo de los niños.

La empatía se empieza a desarrollar desde una etapa temprana de la infancia y, según este estudio, tanto los hermanos mayores como los pequeños ejercen una influencia en ello. «Aunque se da por hecho que los hermanos mayores y los padres son las influencias sociales primarias en el desarrollo de los más pequeños, descubrimos que tanto los hermanos menores como los mayores contribuían de forma positiva en la empatía del otro con el tiempo», explica Marc Jambon, de la Universidad de Toronto. Según los investigadores, esta influencia, por tanto, empieza mucho antes de lo que se creía hasta ahora: «La influencia de los hermanos pequeños se ha visto durante la adolescencia, pero nuestro estudio indica que este proceso puede empezar mucho antes de lo que se pensaba», dice Sheri Madigan, profesora de psicología de la Universidad de Calgary (Canadá).

Los investigadores sacaron estas conclusiones después de observar y grabar en video los comportamientos de 452 pares de hermanos canadienses de 18 y 4 años y sus madres. Su objetivo era comprobar si los niveles de empatía de sus hermanos mayores cambiaba después de 18 meses.

Los investigadores también examinaron si el desarrollo de la empatía de los hermanos variaba como consecuencia de las diferencias de edad y género entre los hermanos: «Los efectos eran los mismos en todos los niños del estudio, salvo con una excepción: los hermanos pequeños no contribuían con cambios significativos a la empatía de las hermanas mayores», añade Jambon.

La influencia de los hermanos y hermanas mayores también fue más fuerte en las familias donde la brecha de edad entre los hermanos era mayor, siendo estos «maestros» más efectivos y un modelo a seguir.

*Foto de PIXABAY (Sathyatripodi)

Deja un comentario